Museo Aero Solar Orquestando Ciudadanía

Somos efímeros

por Ángela Bonavita
Chascomús, 20 de diciembre de 2021

En septiembre empezamos a juntar, cortar y pegar bolsas de plástico en distintas instituciones de Chascomus, para lograr un gran museo Aero solar de 12 x 36metros.

Hace unos días ese Museo Aero Solar se convirtió en sala de concierto y en bastidor de niñxs, jóvenes y adultxs.

Ver la obra terminada nos invita a reflexionar sobre nuestro consumo. Cada unx de lxs que participamos en el armado aportamos una, dos o más bolsas y entre todxs juntamos (sin muchas complicaciones) las 4.000 que lo conforman.

¿Cuántas de todas esas bolsas habrán tenido más de 15 minutos de uso? ¿Cuántos negocios todavía insisten en usar plástico y cuántos otros lo cambiaron?

También nos gráfica un dato de color (bastante oscuro), este museo es el segundo más grande del mundo pero aún así, sería llenado con la basura de Chascomus que se genera solamente en TRES días.
Previous
Next
Somos efímeros, como el aire que entra y sale del globo, mutamos constantemente por el contexto o por cambios internos, como la forma del museo. Al mismo tiempo que cada unx de nosotrxs, somos parte de un todo, como cada bolsa que juntamos y reciclamos o tiramos. Pero vivimos en una sociedad tan inmersa en la rutina que pocas veces dimensionamos el impacto de nuestros actos y agarramos la bolsa del almacén o de ropa así sin mas. La mía + la tuya + la de ella…las cuatro mil.

Que lindo es usar el arte y el juego para frenar y cuestionarnos, compartir y aprender de y con tanta gente este proyecto.
El lunes una niña escribió una frase sobre la emergencia ecológica en el globo y me dió mucha certeza de que a su generación le llevaría bastantes meses más, juntar bolsas de plástico para armar su gran museo aero solar.

Maristella Svampa en Proyecto Ballena

El Antropoceno es la era del colapso. Y la palabra “colapso”, a su vez, sintetiza una realidad ilustrada por eventos extremos cada vez más frecuentes: destrucción de ecosistemas, incendios en la Amazonía, tormentas de fuego, animales sacrificados. Mientras nos acercamos a lo que podría ser el fin de la pandemia, la deuda ecológica todavía se está acrecentando. Acecha el riesgo de la parálisis de la acción, la parálisis de la imaginación política. ¿Cómo orientarnos hacia un camino post-extractivista, recalibrar nuestro lugar en el planeta e incluso en el cosmos? Las respuestas aparecen desde la militancia y el diálogo pero también desde el arte y la literatura, espacios que pueden abrir portales que señalan un horizonte utópico, un hedonismo alternativo, otras formas de vivir sobre la tierra.

Continue reading